Electroestimulación

Activa los músculos al tiempo que estimula la oxigenación

Conocida también como gimnasia pasiva, la electroestimulación favorece la contracción del músculo con cierta intensidad, a partir de su aplicación externa. Permite aumentar y fortalecer todo el cuerpo.

 

Pero cuando se habla de electroestimulación conviene tener algunos conceptos muy claros. Esta técnica solo permite trabajar con un grupo muscular a la vez y para perder calorías hay que realizar ejercicios que movilicen muchos grupos de músculos. Lo que sí es un hecho es que la electroestimulación hace trabajar muchas más fibras de un mismo músculo que el ejercicio normal, pero no actúa sobre tendones y articulaciones, por lo que es necesario conjugar ambos recursos. Así, por cada kilo de grasa que se pierde se forma un kilo de músculo, y como la grasa pesa menos se produce una reducción de volumen. Si a ello se suma el seguimiento de una dieta, los efectos serán mucho más apreciables.

Por otra parte, la utilización de la electroestimulación tiene sus contraindicaciones: personas con marcapasos, con epilepsia o su aplicación sobre la zona abdominal en mujeres embarazadas. Es importante tener en cuenta que se pueden dañar o atrofiar fibras si no se usa correctamente.

La electroestimulación está indicada para:

  • Prevención y tratamiento de la atrofia muscular
  • Fortalece el suelo pélvico
  • Contracturas musculares
  • Aumento de la fuerza y tono muscular
  • Estimulación de los músculos paralizados
  • Tratamiento del dolor
  • Pierde peso o volumen
  • Reduce la celulitis
  • Mejora la circulación

This site is protected by wp-copyrightpro.com